La historia de una canción

por Uli el 31 diciembre 2008

en Caja de Música,Intérpretes / Monografícos

Simón Díaz
Simón Díaz

El contrapunteo es un duelo musical entre dos o más personas, quienes con gallardía y destreza sueltan al aire sus versos improvisados. Está ligado a la capacidad creativa y la chispa de los copleros. Los motivos pueden ser muy variados, algunos inspirados en el llano, otros, porque los copleros se debaten por una dama y quieren demostrar públicamente quien es el mejor con sus versos improvisados. Suele suceder que al final, queden cantando sólo dos, en recia disputa verbal hasta vencer al contrincante.  Este es el momento culminante del contrapunteo. Es costumbre en estos casos, pasar una botella de aguardiente para que los copleros remojen el canto, refresquen la garganta y agilicen la inteligencia.

Uno de los contrapunteos más famosos es el de “Florentino y el Diablo”, basado en la leyenda de un valiente llanero que le ganó al Diablo durante una improvisación. Pero hay otro mucho más conocido. Sus protagonistas: Simón Díaz –máximo exponente de la música venezolana– y el joven llamado Cristóbal Acuña, dueño de la hacienda en donde se encontraban. El motivo del duelo musical: la bella joven, de diecinueve años, Maigualida.

Simón, ya entrado en años, se pone a cantarle unos versos a la bella Maigualida y el muchacho comenzó a contestarle. Simón le responde: –¡Déjamela a mí, tu te las quitas a sombrerazos porque estás más joven, yo tengo el tiempo ‘contao!’- Esta pelea cordial, terminó abruptamente con un verso a viva voz que desarmó a su joven contrincante y, dio origen a las más internacional de sus composiciones “caballo viejo no puede perder la flor que le dan… porque después de esta vida no hay otra oportunidad!”.

Caballo Viejo nació en la década de 1980. Ha sido versionada más de 350 veces y traducida a 12 idiomas. Ha sido interpretada por reconocidos artistas de renombre internacional como Plácido Domingo, Ray Coniff, Julio Iglesias, Gipsy Kings (en su rumba flamenca “Bamboleo”, Celia Cruz, Rubén Blades, Gilberto Santa Rosa, Richard Clayderman, Tania Libertad, Oscar De León, Raphael y Juanes, por nombrar a algunos.

Simón Díaz grabó su primer disco en el año 1963 y, desde entonces, tiene más de 70 volúmenes a lo largo de su carrera como cantante y compositor y es considerado como el folklorista venezolano más importante de todos los tiempos. Sus canciones las han cantado Mercedes Sosa, Caetano Veloso, Joan Manuel Serrat, Danny Rivera, José Luis Rodríguez, Barbarito Díez, Juan Gabriel, Ednita Nazario, Cheo Feliciano, Franco de Vita, Armando Manzanero, para mencionar algunos. También artistas de otras disciplinas se han sentido atraídos por la música de Simón Díaz; la reconocida coreógrafa alemana Pina Bausch incluyó algunas para musicalizar su obra “Nur Du”; el reconocido director de cine Pedro Almodóvar, también lo incluyó en la banda sonora de su película “La Flor de mi Secreto”.

Mientras el “Foro Cuando Calienta el Sol” celebraba su I Encuentro Internacional 8/8/8, el querido Tío Simón –como se le conoce cariñosamente en Venezuela–, celebraba sus 80 años  . Simón nació a las 8 de la mañana del día 8 del mes 8 del año 1928 y es uno de los 8 hijos del maestro Juan y doña María, razón por la cual él dice estar marcado con el 8.

Con sólo sexto grado de formación académica, es cuatro veces Doctor Honoris Causa de la Universidad de Los Andes y ha recibido la más alta condecoración que otorga el Estado venezolano, la “Orden del Libertador en su Grado de Gran Cordón” y se convirtió en el único artista en recibir una distinción de esa magnitud.

A mediados de los 50, Simón notó que la tonada estaba peligrosamente condenada a desaparecer debido a la mecanización del ordeño, he hizo el firme propósito de “buscarla y componerla para ayudar a definir y dejarle a Venezuela un aire musical”. Simón hizo mucho más que eso.  Con su música logró grabar el nombre de Venezuela en la partitura universal. Este es mi pequeño homenaje a quien se merece todo mi respeto.

Los comentarios están cerrados.

Previous post:

Next post:

42