Yerushalayim, el oro de la música

por MuadDib el 15 abril 2009

en Historia de una Canción

Post image for Yerushalayim, el oro de la música

Yerushalaim Shel Zahav – Jerusalem of Gold

“AUNQUE NO HAYA MAS MISERICORDIA
EN LA TIERRA,
LAS PUERTAS DEL CIELO
NUNCA ESTARÁN CERRADAS”

– Rabbi Shalom Shabazi –

Desde la época del Rey David y hasta nuestros días, Yerushalayim ha sido inspiradora de obras innumerables. El solo hecho de nombrarlas nos llevaría días enteros. Yerushalayim es más que una ciudad, es un ideal, es la representación de aquella montaña en donde el hombre se encuentra a sí mismo; y tal vez, en esa eterna búsqueda, es el motor de nuestra alma.

Jerusalén y la música

Centro espiritual de la religión mosaica y sagrada para las tres grandes religiones abrahámicas, la “ciudad sagrada” está presente en siglos de literatura; fue imaginada y pintada por los más grandes artistas; su nombre es entonado por coros, por niños, por curas, por cantores sinagogales.

¿Quién no ha escuchado a Yerushalayim en canciones?.  En todo tipo de acontecimientos damos crédito de ello tal vez sin pensar que ella llega a ser indispensable. El solemne acto de romper el vaso bajo la jupá (con lo que recordamos la destrucción del Beit Hamikdash, el templo sagrado), trae consigo música, como por ejemplo la consagrada canción “Shabejí Yerushalayim”, u otros “himnos” en los que la “ciudad sagrada” es la protagonista principal.

Creo oportuno recordar que durante la misma ceremonia nupcial el novio realiza esa promesa que han hecho los judíos durante siglos, a través de las bellas palabras de los Tehilim:

“IM ESHKAJEJ YERUSHALAYIM TISHKAJ YEMINÍ, TIDBAK LESHONÍ LEJIKÍ IM LO EZKEREJI, IM LO A’ALÉ ET YERUSHALAYIM ‘AL ROSH SIMJATÍ”jeru-oro

(trad. “Si de ti me olvidase Jerusalén, inhabilita mi diestra; pega mi lengua a mi paladar si no te recuerdo ni te hago centro de mi regocijo”).

La Ciudad de David ha sido siempre símbolo de nostalgia y de esperanza, frases como “el próximo año en Jerusalén” dan cuenta de ello. Sin ir más lejos, el himno “Hatikvá” (trad. “La Esperanza”), finaliza de la siguiente manera:

“LIHIYOT ‘AM JOFSHÍ BE’ARTZEINU ERETZ TZIYON YERUSHALAYIM” (trad. “Ser un pueblo libre en nuestra propia tierra, la Tierra de Sión y Jerusalem”).

Yerushalayim shel zahav

La canción más famosa sin lugar a dudas  es “Yerushalayim shel zahav” (trad. “Jerusalén de oro”). Traducida a muchos idiomas y cantada en todo el mundo, esta bellísima canción ya consagrada como himno, reune siglos de poesía, y representa el encuentro entre el ideal de un lugar cuasi celestial y la ciudad real.

Naomi Shemer compuso la música y escribió las estrofas en el año 1967 con motivo de la celebración del festival de la Fiesta Anual de la Canción en Israel, a celebrarse junto a los festejos de Yom ‘Atzmaut ( el aniversario de la Independencia de Israel ) durante el mes de mayo, apenas tres semanas antes de la guerra de los seis días, y en la propia Jerusalem. La cantante encargada de interpretarla fue Shuly Nathan, una joven casi desconocida que actuaba en escuelas, pequeños conciertos y un programa de radio. Cuando se subió al escenario la gente apenas dejó que cantase debido al ruido y los murmullos, pero cuando se pidió silencio y que repitiese la interpretación el público quedó estupefacto, arrancándose al final en una estruendosa ovación y entonando las estrofas del que sería el segundo himno de Israel.  Shuly, la “Joan Baez” israelí, había obrado el milagro.

Aunque mucha tinta ha corrido sobre el aparente “plagio” de Yerushalayim basada en una canción vasca que interpretó Paco Ibañez en una visita al estado hebreo unos años antes y que había escuchado Naomi, lo único que se puede decir es que partiendo de la tonadilla se desarrolló y compuso uno de los temas mas hermosos dedicados a la Ciudad Eterna, además de forma involuntaria e inconsciente, al igual que han hecho miles de compositores en todo el orbe, aparte que Paco Ibañez aceptó de buen grado y con orgullo que semejante tema estuviese inspirado en esa canción vasca.

Los festejos del Día de la Independencia de ese año fueron restringidos. No hubo demostración de proezas aéreas ni despliegue militar, al estilo de celebraciones semejantes en otras naciones. Esto se debió a las complejas leyes internacionales con respecto a Jerusalem, que en ese entonces era una ciudad dividida. Jordania ocupaba la antigua ciudad, que fuera conquistada en 1948. Los judíos estaban separados del Muro Occidental, el más sagrado de sus santuarios, por cercos, barricadas y tiradores emboscados.

El inesperado éxito de “Jerusalén de oro” se propagó por todo el país, y la gente cantaba la canción con fervor. Es esta misma canción la que acompañó a los soldados a la guerra que estalló pocos días después, y en la que se liberó (o conquistó) la ciudad antigua (no está de más recordar que durante los años que siguieron a la creación del Estado de Israel en 1948, hasta la guerra de los seis días en 1967, Yerushalayim estaba dividida entre Israel y el Reino de Jordania – el acceso al Kotel y a la ciudad antigua estaba prohibido a los judíos y a pesar de los acuerdos internacionales que garantizaban su acceso, Jordania siempre negó la visita de los judíos a su meta de adoración).080421_israel6

Menos de un mes después, Israel peleaba contra los ejércitos de Siria, Egipto, y Jordania. El 7 de junio los soldados israelíes lucharon en su avanzada hasta el muro occidental, peleando palmo a palmo y calle por calle contra el mejor ejército musulmán hasta entonces, la Legión Árabe. Mientras los generales Dayan, Isaac Rabin y Uzi Narkiss caminaban hacia el Muro de las Lamentaciones desde la Puerta de los Leones, los soldados y paracaidistas sobrecogidos de emoción lloraron, oraron y cantaron Yerushalaim Shel Zahav. Así es como el  2 de junio Israel celebra el día de Jerusalem en honor de la reunificación de la Ciudad Santa. En la actualidad personas de todas las religiones, musulmanes, cristianos y judíos, pueden adorar libremente en los sitios sagrados de sus creencias religiosas en la Ciudad Eterna, la”Jerusalem de oro”.

Luego de la guerra, y del retorno a Yerushalayim, la canción cobró más popularidad y la compositora agregó una cuarta estrofa que hace eterna la euforia vivida en el Israel de aquellos años, que podría definirse como una especie de clímax en el desarrollo del estado hebreo, siempre en la permanente encrucijada entre la supervivencia y la integración.

Bien , he aquí la canción:

Yerushalayim shel zahavJerusalén de oro
(trascripción en caracteres latinos. En el enlace encontrareis varias versiones que he preparado.)

Estrofa 1

AVIR HARIM TZALUL KAYAIN VEREIAJ ORANIM
NISSA BERUAJ HA’ARBAYIM ‘IM KOL PA’AMONIM
UVTARDEMAT ILAN VAEVEN SHVUYIA BAJALOMA
HA’IR ASHER BADAD YOSHEVET UVELIBA JOMA.

Aire de montañas, cristalino como el vino,
y olor a pinos, llevado por el viento del atardecer
con sonido de campanas
y al descansar el árbol en la piedra, presa de su sueño,
la ciudad se encuentra sola y en su corazón una muralla.

YERUSHALAYIM SHEL ZAHAV VESHEL NEJOSHET VESHEL OR
HALO LEJOL SHIRAYIJ ANI KINOR.

Jerusalén de oro y de cobre y de luz,
oh!, de todas tus canciones soy violín.

Estrofa 2

EIJA YAVSHU BOROT A MAYIM, KIKAR HASHUK REIKA
VEEIN POKED ET HAR HABAYIT BA’IR HA’ATIKA
UVAME’AROT ASHER BASELA’ MEYALELOT RUJOT
VEEIN YORED LEYAM HAMELAJ BEDEREJ YERIJO.

Se han secado los pozos de agua,
la plaza del mercado está vacía,
y no hay quien guarde el Monte del Templo
en la ciudad antigua,
en las cuevas en la roca se lamentan los vientos,
no hay quien baje al Mar Muerto por el camino de Jericó.

YERUSHALAYIM SHEL ZAHAV VESHEL NEJOSHET VESHEL OR
HALO LEJOL SHIRAYIJ ANI KINOR.

Jerusalén de oro y de cobre y de luz,
oh!, de todas tus canciones soy violín.

Estrofa 3

AJ BEVO’I HAYOM LASHIR LAJ VELAJ LIKSHOR KTARIM
KATONTI MITZE’IR BANAYIJ UMEAJRON HAMESHORERIM
KI SHMEJ TZOREV ET HASFATAYIM KINSHIKAT SHARAF
IM ESHKAJEJ YERUSHALAYIM ASHER KULA ZAHAV.

Pero al venir hoy a cantarte y a adornarte con coronas,
soy el menor de tus hijos y el último de los poetas
porque tu nombre quemaría los labios
como el beso de un ángel, si te olvidase Jerusalén,
Jerusalén de oro
.

YERUSHALAYIM SHEL ZAHAV VESHEL NEJOSHET VESHEL OR
HALO LEJOL SHIRAYIJ ANI KINOR.

Jerusalén de oro y de cobre y de luz,
oh!, de todas tus canciones soy violín.

Estrofa 4

JAZARNU EL BOROT HAMAYIM, LASHUK VELAKIKAR
SHOFAR KORE BEHAR HABAYIT BA’IR HA’ATIKA
UVAME’AROT ASHER BASELA’ ALFEI SHEMASHOT ZORJOT
NASHUV NERED EL YAM HAMELAJ BEDEREJ YERIJO.

Hemos regresado a los pozos de agua,
al mercado y a la plaza, el shofar vuelve a sonar
en el Monte del Templo en la ciudad antigua,
y en las cuevas en la roca miles de soles brillan,
bajaremos nuevamente al Mar Muerto por el camino de Jericó.

“Jerusalén de oro“ es más que una simple canción, su poesía encierra ciertos enigmas que despiertan la curiosidad de cualquier ser ambicioso de conocimiento.

El encuentro entre las dos partes (la espiritual y la concreta), está expresado de la siguiente manera: Yerushalayim, la añorada a la que no podemos acceder, frente a su paisaje geográficamente descrito.

Siglos de poesía confluyen en una canciónjerugold2

El término “Jerusalén de oro” originalmente se refiere a un tipo antiguo de alhaja de oro con forma de muralla jerosolimitana.

Cuenta la historia que cuando el Rabí Akiva se casó sin el consentimiento de su suegro, su esposa quedó despojada de todos sus bienes. Siendo muy pobres, la mujer apoyó a su marido en su deseo de estudiar La Torá. Para premiar su apoyo y fidelidad, prometió Rabí Akiva regalarle una “Jerusalén de oro” cuando sus ingresos lo permitan. Luego de años de estudio y siendo ya rico, Rabí Akiva cumplió su promesa.

La primera estrofa describe a Yerushalayim a través de los sentidos. El comienzo casi pastoral, no hace esperar a la tragedia: la ciudad se encuentra sola (y esto está tomado del comienzo de meguilat Eija: “EIJÁ YASHVÁ BADAD HA’IR RABATI ‘AM HAITÁ KEALMANÁ”, ( trad.: “se encontraba sola la ciudad, la capital del pueblo era como una viuda”).

El estribillo nombra a la tiara prometida del Rabí Akiva, el cobre y la luz. El cobre es el color rojizo del atardecer reflejado en las murallas jerosolimitanas al tiempo que representa el vigor – en hebreo cobre (nejóshet) y vigor (nejishut) tienen la misma raiz. La luz es la nueva luz de Sión que nos iluminará (del Sidur, Birkat Yotzer Or: “OR JADASH ‘AL TZIYON TAIR VENIZKÉ KULANU BIMHEIRÁ LEORÓ”).jerusalem-hope-magen-david

La segunda parte del estribillo “de todas tus canciones, soy violín” tiene su origen en la época dorada de los sefaradíes (en la Península Ibérica  hace unos de 1000 años, en el esplendor de la que fuera entonces capital, Toledo).

Ibn Gabirol utilizó esta frase en un poema en el que se declara ser dueño y esclavo de la misma: “ANÍ HASAR, VEHASHIR LI LE’EVED, ANÍ KINOR LEJOL SHARIM VENOGNIM”( trad.: “soy el noble, y la canción es mi esclava, soy violín de todos los que la cantan y ejecutan”).

Otro grande de aquella época, Rabí Yehudá Haleví, fue el que adoptó esa misma expresión para referirse a Yerushalayim en su famoso poema “Tziyon halo tishali” : “…LIVKOT ‘ENUTEIJA ANÍ, TANIM VE’ET EJLOM, SHIVAT SHVUTEIJA, ANI KINOR LESHIRAIJ…”,  (trad.: “…lloro como los chacales tu sufrimiento, cuando sueño tu retorno, soy violín de tus canciones…”).

La segunda estrofa es la más conflictiva a nivel político. El escritor Amos Oz denunció el problema ese mismo año: no es cierto que la ciudad antigua ni el camino de Jericó están vacíos, hay que ser ciego para no ver los miles de habitantes árabes que están presentes. Luego de dos decenios, responde finalmente Naomi Shemer, y en su opinión (no exactamente objetiva), la ciudad estaba vacía, ya que no había presencia judía. De todas formas, estos versos no son más que otra expresión de lamento y añoranza.

En la tercera estrofa se citan varias expresiones de diversos orígenes: “adornar con coronas” del hebreo “LIKSHOR KTARIM”, referido originalmente al acto de adornar las letras de la Torá.

“El menor de tus hijos y el último de los poetas”.

Esta frase hace referencia a dos de los grandes reyes de Israel: Shaul y David, los más pequeños entre sus hermanos, y los más humildes entre su pueblo. El ciclo se cierra aquí: desde David el poeta de los salmos, hasta Naomi Shemer siendo “el último de los poetas”.

Para terminar la estrofa, nada mejor que la davidiana frase nombrada con anterioridad:

“Si de ti me olvidase Jerusalén…”

La cuarta estrofa, como ya se ha explicado, fue agregada luego de la guerra de los seis días, cuando los hebreos pudieron regresar a la ciudad antigua y a los lugares sagrados. Esta estrofa es la contraposición de la segunda: estamos presentes nuevamente en la ciudad antigua, el shofar vuelve a sonar.

Para finalizar, propongo recordar otra historia del Rabí Akiva, personaje tan importante en esta canción. Se cuenta que en un momento determinado se encuentra el Rabí Akiva con otros sabios observando las ruinas del Beit Hamikdash.

Estos estallan en llantos al ver una rata saliendo de entre los restos del Sancto Sanctorum, pero Rabí Akiva comienza a reir. Extrañados,  los otros, pidieron una explicación.

Rabí Akiva responde que habiéndose cumplido la profecía de la destrucción del Templo, habrían de cumplirse también las profecías de la reconstrucción de Yerushalayim.

Sin lugar a dudas esta es una de las profecías de Zejaria:

“OD YESHVÚ ZKEINIM UZKEINOT BIRJOVOT YERUSHALAYIM VEYISH MISH’ANTÓ BEYADÓ MEROV YAMIM; URJOVOT HA’IR IMAL’Ú YELADIM VIYLADOT MESAJKIM BIRJOVOTEIA” (trad.: “Aún habrá ancianos con bastones reflejando larga vida en las calles de Jerusalén; y estás calles estarán inundadas de niños y niñas jugando”).

Reseñas Musicales

Como bien se ha dicho, Naomi Shemer compuso entre 1966/67 la canción, eligiendo para su primera interpretación pública a Shuly Nathan. Encontrareis dos versiones de Shuly, una con fondo reverberante perteneciente a una recopilación de canciones de Naomy Shemer en cinco discos denominada “Holidays Travelling” y otra perteneciente a un disco conmemorativo del cincuenta aniversario de Israel en directo.

Hay una versión cantada por Naomi publicada en su álbum “The Beautiful Songs of Naomi Shemer”.

Otra de Molli Picon, que incluye un añadido en versión reducida del Hatikvá, correspondiente a su álbum “Israel 20”, de 1968, celebrando ese aniversario de el estado hebreo.

También encontramos la interpretación de la gran cantante soprano ruso-judía Nekhama Lifshitz, de un álbum de 1969, en su primera actuación fuera de la Unión Soviética.

Hay algunas versiones de diferentes artistas actuales con ritmos varios.

Y por fin la versión  más conocida y emitida, de la gran y malograda Ofra Haza, perteneciente a su ábum Grandes Éxitos.

Hasta la próxima 😉

MuadDib/Mariano Wolman

{ 5 comentarios }

1 Hiedra abril 15, 2009 a las 23:39

Precioso el archivo que nos has regalado MuadDib, gracias por este pedazo de historia musicalizada :cheerful:

2 Vero abril 17, 2009 a las 15:15

Cuanto para aprender, MuadDib !!!
Muchas gracias por compartirlo 🙂

En el blog de Vero: JOSÉ MARÍA PURÓN

3 MuadDib abril 18, 2009 a las 8:39

Gracias por vuestros comentarios, pero mi aporte es reálmente ínfimo. El mayor mérito es de Wolman. Considero que algo había que hacer en estos tiempos en que el antisemitismo vuelve por unos fueros que creíamos superados. El mundo del revés. Lo que se consideraba maldito hoy es la panacea y viceversa. Por lo que mezclando historia, tradición y música se pretende buscar el entendimiento, la no discriminación y saldar simbólicamente una vieja deuda personal e histórica en la medida de lo posible. :happy:

4 roque horna lopez julio 1, 2009 a las 22:08

eres un gran hombre, por compartir esta leyenda de la musica y expresion de amor, del pueblo isreli, del cual soy ferviente admirador. en verdad gracias, yerushalayim shel zahav es una de las canciones mas hermosas que oidos humanos hayan escuchado, sobre todo cantado por ofra haza.

5 MuadDib noviembre 30, 2009 a las 19:44

El video, que se podía escuchar en las estrofas iniciales del Rabí Shalom Shabazi, y que desapareció por eliminarse el code list de youtube, ya podeisvolver a disfrutar de él.

Gracias Roque por tus palabras. Me siento muy halagado por las mismas, pero soy uno entre tantos y, faltándome tiempo para aprender y transmitir lo aprendido, muy mortal a mi pesar.

Saludos cordiales.

Los comentarios están cerrados.

Previous post:

Next post:

42